Carta de un cura a Amarna: la estrella porno que hizo un video viral sobre la hipocresía de la sociedad española

Estimada Amarna:

Me presento, mi nombre es Patxi Bronchalo, y soy cura. Un cura de pueblo. Uno de esos que llamas “guardianes de la moral” (parecemos sacados deDragones y Mazmorras). Uno mas.

En mis cuatro años como sacerdote he tenido de todo, muchísimas alegrías, también momentos difíciles, y no puedo más que dar gracias por quien soy. Ni un solo día me he arrepentido de seguir a Dios.

Quería escribirte al hilo del anuncio del Salón Erótico de Barcelona que se ha hecho viral en Twitter [Nota del editor: En el video, Amarna califica a la sociedad española de hipocresía, y tiene escenas y acusaciones especialmente fuertes contra la Iglesia por los casos de abusos sexuales a menores, así como algunas que pueden constituir blasfemia referidas a la Virgen María]. Parece un tema extraño para que yo opine. Nunca he buscado los vídeos que haces, solo quiero comentar el anuncio. Sé que me arriesgo a burlas de todo tipo por ser cura, pero bueno, las redes sociales tienen estas cosas.

Al igual que tú, veo con preocupación la situación de nuestro país. Mas allá de lo que sale en las noticias, cada día trato con el sufrimiento de las personas. Ya te imaginarás. Familias que han perdido sus casas, jóvenes y mayores que han perdido su trabajo, emigrantes a los que aquí nadie parece querer, personas de todo tipo rotas por problemas familiares de lo más variado. Suena duro hasta decirlo: casi no hay un solo día en el que no vea a una persona llorar.

También estoy de acuerdo contigo en que vivimos rodeados de hipocresía. Es verdad. No es un problema español, es un problema de la humanidad. Las personas tendemos a pensar una cosas y decir otras. No es nada nuevo que descubramos ahora.

Los cristianos nos apoyamos en el Evangelio de Jesucristo y, más de la mitad de sus páginas son para decirnos que mucho cuidado con ser “fariseos”, son una llamada a la valentía, a la autenticidad. y a la coherencia.

A los curas se nos acusa muchas veces de andar diciendo a todo el mundo lo que tiene que hacer, cómo tiene que vivir, lo que está mal… como si fuéramos mejores que nadie. Tenemos esa fama, aunque la mayoría de la gente se sorprende muchísimo cuando conoce a uno de nosotros personalmente. No somos bichos raros. Hasta caemos bien.

Y detrás de esa acusación que se nos hace hay en una gran verdad que no debemos olvidar nunca, que es la de que debemos ponernos en la piel del otro antes de hablar.

Sólo haciendo esto se puede ver que el sufrimiento y el dolor son los gritos del alma que se ahoga. Como te dije, los curas solemos ver a menudo este grito. No nos podemos engañar.

No somos solo carne. Lo que elegimos con nuestra libertad física, lo que nos hacen los demás a nosotros con la suya, tiene consecuencias en el alma, en la vida misma.

Gran parte del dolor que me encuentro es en mujeres. He conocido prostitutas con heridas profundísimas, marcadas ya para toda su vida por haber sido tratadas día tras día como objetos en vez de como personas.Ninguno de los que las usaron se pusieron en su piel.

He conocido mamás con sufrimientos atroces tras un aborto (de eso nadie suele hablar), aún muchos años después de que sucediera. Ninguno de los que las recomendaron abortar se puso en su piel, y pocos saben ahora qué hacer para que vuelvan a estar bien.

He conocido personas rotas por la pornografía. En ambos lados. Detrás de la pantalla conozco muchos hombres que son adictos, que por esa adicción han perdido a su mujer y sus hijos.

El porno funciona igual que una droga, cada vez reclama más contenido y contenido mas fuerte para saciar a quien lo consume. Creo que con los años veremos aún más consecuencias. Y me atrevo a decir algo más, aunque sé que es políticamente incorrecto: no nos engañemos, la pornografía y la pederastia tienen mucho que ver.

Del lado de tu pantalla pude conocer el testimonio de una chica. Es de las personas que más he visto sufrir en mi vida. Sus heridas familiares de la infancia y juventud la llevaron a ese mundo, pensaba que era una especie de liberación, que trabajando así se la quería y valoraba. Una gran mentira. Tratada como un trozo de carne en un mercado sin amor. Ella lo decía, solo el amor puede llenar el alma. Y yo me pregunto, ¿eso es feminismo?, ¿así se libera la mujer? Algo falla.

No protendo pasarme la vida diciendo a cada uno lo que tiene que hacer, es solo que conocido mucho dolor y tengo que contarlo. No te conozco, no sé si piensas mal de todos los curas, si has conocido alguno.

Lo que sí sé es que yo no te odio y entiendo que detrás de la piel puedes tener muchas heridas que te hacen sufrir. Rezo por ellas. Rezo por ti. Y rezo a Dios por todas las personas dañadas por la pornografía.

Cordiales saludos.

Artículo originalmente publicado por El blog de Mr. Potato y la cabra

Anuncios

7 consejos para no sentirte agotada en verano

Para muchas mujeres, la llegada de las vacaciones suponen una época de estrés y agotamiento constante. Al acabar el colegio de los niños tienen que hacer malabarismos para compaginar trabajo, niños, tareas domésticas… Por ello, nada más empezar el mes de junio ya se sienten exhaustas. Esto es conocido como el síndrome de la mujer agotada.

En España, este síndrome aún no se trata como un mal diagnosticado, pero en Inglaterra ya se ha denominado con el término Tatt (Tired all the time, cansada todo el rato). El servicio Nacional de Salud cuantifica el cansancio femenino en niveles epidémicos.

“A mi consulta llegan mujeres con la espalda destrozada y que repiten continuamente la misma frase: ya no puedo más, estoy agotada, al límite…”, cuenta Roser de Tienda, quiropráctica y experta en salud de la mujer. Las largas jornadas laborales, salir corriendo después del trabajo para recoger a tus hijos, para hacer algún recado o ir a visitar a tus padres, hacer la compra, cocinar, limpiar, hacer los deberes y jugar con tus hijos, intentar encontrar tiempo de calidad para tu pareja… Y sobre todo, no desconectar nunca y estar siempre pendiente de las necesidades de otros, hace que las mujeres lleguen exhaustas al final del día.

8 trucos para prevenir el cansancio

1. Desconecta: intenta dejar a un lado el trabajo cuando llegues a casa. Los mails, las llamadas o incluso el estar pensando en ello aún estando en casa debe desaparecer. El trabajo en las horas de trabajo.

2. Delega en tu pareja: es importante confiar y apoyarnos en nuestra pareja. Él podrá ayudarnos en las tareas domésticas, a la hora de hacer la comida, vestir a los niños o incluso pasar una tarde en el parque con ellos.

3. Acaba con la culpa: no eres una vaga por sentirte cansada, ni mala madre por leer en el sofá mientras los niños hacen los deberes o juegan entre ellos. Necesitamos nuestros ratos de desconexión.

4. Vive en el momento: presta más atención a lo que estás haciendo en cada momento no a todo lo que tienes que hacer después. Eso será una gran liberación.

5. Aprende a decir “no” de vez en cuando: No podemos abarcar todo siempre, de vez cuando debemos rechazar ciertos compromisos para disfrutar de un rato tranquilo. Ir todo el rato de aquí para allá no funcionará para sentirnos más relajadas.

6. Reserva tiempo para ti: ir a tomarte un café tú sola, visitar a una amiga, ir de compras, visitar una exposición…Se trata de desconectar haciendo algo que realmente te guste y con el que disfrutes.

7. Evita las comidas pesadas y descansa lo suficiente: mantener el bienestar corporal te ayudará a sentirte menos cansada. El ritmo de vida que llevamos en la actualidad es muy movido, necesitamos cuidar nuestra alimentación.

8. Invierte el tiempo de manera razonable: tal vez si quitamos algo de tiempo a maquillarnos y lo invirtiésemos en dormir, las ojeras no estarían tan marcadas.

Texto Original: HacerFamilia

Amor a pesar de la distancia

El cine nos bombardea de expectativas ilusorias sobre el amor, pero la vida real nos dice que la mayor parte de las relaciones es desagradable, superficial y breve. No hay que perder la esperanza por esto, porque la vida real también nos ofrece ejemplos excelente del hecho de que el amor verdadero es posible.

Cuando Irina y Woodford McClellan se casaron, no imaginaban que se querrían incluso once años después de no poder estar juntos.

Al inicio de los años ’70, Irina habitaba en Moscú y trabajaba en el Instituto de Economía Global y Relaciones Internacionales. Allí conoció al profesor estadounidense Woodford McClellan. Se enamoraron y se casaron dos años después, en mayo de 1974. Apenas tres meses después, sin embargo, el visado de Woodford caducó y tuvo que dejar la Unión Soviética y volver a los Estados Unidos.

Intentó volver a Moscú muchas veces, pero siempre se negaba el ingreso. Irina sin embargo, no podía dejar el país, y no se le explicaba el motivo. Los dos celebraban sus aniversarios de matrimonio con felicitaciones, fotografías y llamadas de teléfono.

Once años después, Irina recibió finalmente, la libertad para viajar a los Estados Unidos. Al final de enero de 1986 llegó al aeropuerto de Baltimore. Washington. El marido, al que había visto por última vez hacia once años, la acogió con entusiasmo y los brazos abiertos. Los periodistas relataron el emocionante encuentro e Irina contó su experiencia en un libro.

Texto Original: Aleteia

7 mensajes inspiradores que ayudarán a tu hijo

Muchos de nosotros recordamos nuestra época escolar con cariño: nos acordamos de la alegría de jugar con los amigos en el recreo y sentarnos de piernas cruzadas en el suelo mientras el profesor leía algún libro. Nos acordamos de la emoción de aprender las maravillas del mundo y, posteriormente, del primer amor.

Nuestras memorias tienden a encubrir las tensiones reales que la escuela puede traer, especialmente cuando el año termina. Pero una vez que nos volvemos padres y madres, esas memorias regresan. De alguna forma, la escuela parece aún más estresante para los niños en la actualidad de lo que era para nosotros: tienen miedo de las calificaciones y los resultados de los exámenes que nosotros simplemente no teníamos. Y muchos niños no reciben el incentivo y el apoyo que necesitan para alegrarse a lo largo del día.

Una profesora decidió cambiar eso: Chandni Langford, una profesora de quinto año delEvergreen Avenue Elementary School, escribió mensajes alentadores para los 19 estudiantes antes de que ellos realizaran los nuevos (y temidos) exámenes estandarizados.

Langford dijo que los niños se animaban con los mensajes y que las palabras calmaban sus nervios, lo que no es de sorprender: saber que el profesor está de tu lado les dio a los niños esperanza y confianza.

Claro, no son sólo los profesores quienes pueden dar este tipo de mensaje. Los padres tienen la oportunidad de poner mensajes positivos a sus hijos todos los días en sus loncheras. Tus hijos pueden encontrar un mensaje inspirador doblado en su bolsa de merienda, y el sentimiento – de que los padres están de su lado – permanecerá con ellos.

Pero ¿qué escribir? Incluso los padres más amorosos pueden sufrir en relación a esto. No tengas miedo: aquí hay siete tipos de mensajes para ayudar a tus hijos a terminar bien el año escolar y aún con gran confianza.

Incentivo específico para el niño – para ese día

Estos son tal vez los mensajes más fáciles de escribir. Si tu hijo está nervioso con algo que está sucediendo ese día, como un examen o una presentación, escribe palabras alegres. Déjale saber que estás pensando en él y que sabes que lo logrará.

Si sientes que tu hijo necesita simplemente un incentivo general, escoge una cualidad que te gusta de él – la manera en como ríe, la forma como piensa y escribe una frase o dos sobre ello. Recuérdale cuán especial y maravilloso él es.

Citas famosas

Aunque las citas famosas puedan ser extravagantes cuando son clichés, las palabras significativas de un escritor, estudioso, atleta o ex presidente, a veces pueden ser exactamente lo que te gustaría decir – si fuéramos un poco más elocuentes. Escoge algo adecuado para la edad, pero también ofrece algo que pueda esforzar un poco su mente – semejante a Abraham Lincoln, “Voy a prepararme y un día mi oportunidad llegará”.

Un chiste

Reír es la mejor medicina, pero es también una gran fuente de aliento. ¿Quién no necesita reír en medio del día? Incluyendo un chiste como “¿por qué el libro de matemáticas parece tan triste? ¡Porque tiene muchos problemas!” en su lonchera es una gran carcajada que compartirán, y puede incluso reírse cuando lo comparta con sus compañeros.

Una frase de su libro o película favoritos

Cuando estés leyendo un libro o viendo una película juntos, toma nota de las frases especiales, las que parecen conmover a tu hijo o hija. Puede ser tan simple como cuando Dory dice en Buscando a Nemo: “Basta continuar nadando”. Recordando un gran momento que tuvo contigo, o recordando un sentimiento positivo que asocie esa película o libro, puede ser un verdadero impulso en un día difícil.

Una oración

Escribir una oración – sea la que ustedes generalmente dicen juntos o una nueva – permite que tu hijo sepa que no son sólo sus pensamientos los que están con él en la escuela, sino que Dios también está con él. Escoge una oración de agradecimiento o de alegría o una oración para una circunstancia específica. Una oración para los profesores de tu hijo también puede ser bueno.

Un versículo de la Biblia

Semejante a una oración, escribir una palabra de la Escritura les recuerda que no están solos y que Dios está ahí para ayudar. ¿Quién no necesita leer “No temas, que contigo estoy yo; no receles, que yo soy tu Dios. Yo te he robustecido y te he ayudado, y te tengo asido con mi diestra justiciera (Is 41,10)?

Una afirmación de amor

El mejor incentivo es recordarle a nuestros hijos cuánto los amamos, que estamos de su lado, no importa lo que pase, y que pensamos que el mundo es de ellos. Entonces, cuando sientas que tu hijo necesita de un impulso, escribir esas pequeñas tres palabras – ¡Yo te amo! – puede hacer toda la diferencia del mundo.

30 trucos para enseñar amabilidad a los niños

Los niños educados tienen un algo especial que les hace encantadores. Si les ayudamos a adquirir hábitos como la amabilidad, contarán con las herramientas necesarias para desenvolverse ante cualquier situación. Entre los 6 y los 12 años, la amabilidad se logra mediante la repetición de actos porque los niños aún no tienen capacidad para comprender las razones profundas y cuando adquieren el hábito resulta más fácil.

Ante una visita, al salir de compras o en cualquier otra ocasión, a todos nos gustaría que nuestros hijos hicieran gala de las reglas de oro del buen comportamiento. Sin embargo, la realidad suele ser muy distinta: los niños son niños y, como tales, espontáneos, a veces egoístas… Además, en esta sociedad no se prima precisamente la cortesía, por lo que resulta más importante que les eduquemos desde pequeños para ser amables con estos 30 trucos para enseñar amabilidad a los niños.

Amabilidad en acción, trucos para enseñar a los niños

1.   Enseñarle a guardar el turno en la cola del autobús.
2.   Pedir la vez en el supermercado.
3.   Ceder el asiento. Si está sentado en el autobús o metro que busque si alguna persona mayor se encuentra de pie.
4.   Pensar en los demás. Que guarde un caramelo para el hermanito o para los padres, cuando le den varios.
5.   Aprender a presentarse. Cuando vayamos de visita que sea él quien se presente por el telefonillo.
6.   Desear buenas noches. Que den un beso a papá y mamá por las noches al acostarse, deseándoles las buenas noches.
7.   Felicitar a los demás. Que hagan un dibujo para felicitar el santo, el cumpleaños, el aniversario de papá, mamá o de algún familiar o amigo.
8.   Enseñarle a elegir la pieza de fruta más pequeña, para dejar la otra a un hermano o a papá y mamá.
9.   Recoger con él algún papel del suelo, aunque no lo hayáis tirado vosotros.
10.  Solicitar su ayuda. Pídele ayuda alguna vez diciéndole: “Si quieres, puedes ayudarme a…”, dejándole la oportunidad de no hacerlo.
11.   Enseñar a responsabilizarse. Que pida él las entradas del cine.
12.   Ganar en autonomía. Déjale que entre él a la tienda del pan para hacer el recado, mientras esperas tú fuera.
13.   Dejar elegir a los demás. Que invite a algún amigo o primo a ver un vídeo y le deje elegir a él.
14.   Darle a él el dinero para echar en el cepillo.
15.   Cambiar encargos de responsabilidad. Que se cambie el encargo con un hermano o hermana.
16.   Jugar con él al niño invisible: cuando se porte mal jugar a que no le vemos.
17.   Ayudar en casa. Que lleve parte de la compra a casa.
18.   Invitar a los demás. Que sea él quien llame para invitar a los tíos a su cumpleaños.
19.   Agradecer a un hermano cuando juega con algo que le ha dejado.

20.   Salir a cenar algún día con los hijos para poner en práctica los buenos modales y la amabilidad en un ambiente distinto.
21.   Comprarle algún libro en el que se fomente la amabilidad y la cortesía.
22.   Tarde de cuenta cuentos: jugar una tarde a inventarse cuentos sobre situaciones y personajes que tengan que ver con la amabilidad.
23.   Pedir con amabilidad el agua, pan… en la mesa.
24.   Llamar antes de entrar en el cuarto de un hermano que estudia, aunque la puerta se encuentre entreabierta.
25.   Decir “qué rica está la comida” cuando vamos a casa de la tía o de la abuela.
26.   Sostener la puerta mientras pasan los demás hermanos, papá o mamá.
27.   Pedir con una sonrisa y por favor las cosas.
28.   Dar las gracias.
29.   Devolver las cosas prestadas en buen estado o mejor estado incluso.
30.   Aliarse con él para sorprender a papá o mamá y hacerle la cama el domingo.

Si quieres leer más sobre estos temas no dejes de visitar la sección de “Familia” en http://www.solucionesbibliograficas.com en donde encontrarás más de 100 títulos al respecto.

Ricardo Regidor
Asesora: Lucía Herrero. Psicóloga y orientadora familiar

 

Texto original: Hacer Familia

10 libros que papá y mamá deberían leer

Ser padre es el mejor rol que alguien puede tener, pero se necesita formación para ejercerlo de la mejor manera. Hemos seleccionado 10 libros que son básicos para la crianza de los hijos.

 

Diamantes por pulir. El arte de educar de 7 a 12 años20120502

Ignacio Iturbe

Editorial Palabra

 

A partir de los siete años, y hasta la llegada de la adolescencia, los padres van a vivir unos años tranquilos durante los cuales los hijos se convierten en pequeñas y encantadoras personas. Se encuentran en una segunda infancia, una etapa que es como un remanso de tranquilidad y estabilidad… Justo el mejor momento para sembrar, cuando la tierra está húmeda y blanda: aún han de transcurrir unos cuantos años antes de que la adolescencia endurezca el terreno.

Consíguelo aquí

 

porquetequieroPorque te quiero. Educar con amor y mucho más

Pilar Guembe y Carlos Goñi

Editorial Desclee de Brouwer

Todos los padres quieren a sus hijos, pero no todos saben quererlos. Hay que saber administrar el amor: amar con cabeza, que no significa quererlos menos, sino al contrario, supone un plus afectivo por nuestra parte. En esta tarea no se puede ir con tiento sino que hay que derrochar cariño por los cuatro costados, pero sin malgastarlo, o lo que es lo mismo, sin gastarlo mal.

Disponible aquí 

 

 

todoseducamosmal

 

Todos educamos mal… pero unos peor que otros

Tomás Melendo

Editorial Trillas

 

Todos educamos mal… pero unos peor que otros. Y, a pesar de todo, nuestros hijos suelen acabar siendo una maravilla. La diferencia más honda entre quienes simplemente lo hacemos mal y los que lo hacen aún peor, estriba en que los primeros batallamos conjuntamente por crecer como personas, mientras los segundos aspiran a forjar las personas de sus hijos sin esforzarse por reformar la propia. El problema más extendido en la educación actual es que a muchos nos gustaría hacer bien de padres… sin esforzarnos seriamente por ser buenos padres.

Para leer más da click aquí

 

nuestroshijosquierensaberNuestros hijos quieren saber… 60 preguntas sobre sexualidad

Jokin de Irala y Carlos Beltramo
Editorial Eunsa

 

La sexualidad humana es un tema que a educadores, sean padres o profesores, suele causar perplejidades e inquietudes. Algunas veces saben qué decir pero no cómo decirlo y en otras les faltan bases científicas a lo que saben. Teniendo en mente estas inquietudes el proyecto “Educación de la Afectividad y la Sexualidad Humana” del Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra, ha preparado este libro en el que contesta de manera sencilla a las 60 preguntas que más ha recibido de parte de padres de familia o profesores durante los últimos años.

Para conseguir este libro entra aquí

 

 

20120311Padres fuertes, hijas felices
Meg Meeker
Editorial Ciudadela Libros

 

La autora, una médica norteamericana, lleva más de 20 años escuchando a adolescentes. En este libro reivindica el papel del padre varón en la educación de la mujer. La doctora Meeker demuestra que un factor determinante para que las jóvenes se conviertan en mujeres seguras y equilibradas, es un padre fuerte que ejerza su papel con amor, cariño y confianza. En una época en la que cada vez se insiste más en “difuminar” la distinción natural entre el papel del padre y de la madre, en que da igual si la familia está compuesta por dos padres o dos madres, o si es monoparental, este libro demuestra que el rol de padre es bastante más influyente de lo que muchos hombres imaginan.

Cómpralo aquí

 

 

 


padres-fuertes-hijos-felices-otros.jpgPadres fuertes, hijos felices

Meg Meeker

Editorial Ciudadela Libros

 

Padres fuertes, hijas felices forma una unidad con éste. El primer libro iba dirigido a la educación de las chicas; éste va dirigido a la de los chicos, donde ofrece una serie de directrices psicopedagógicas dedicadas a todas aquellas personas que tengan a su cargo la educación de niños y adolescentes de sexo masculino. El libro se articula en doce capítulos donde se analizan temas como la presión de los compañeros, el uso de aparatos electrónicos, las diferencias entre el papel materno y paterno en el hogar, la enseñanza de la libertad y la responsabilidad o el equilibrio entre el autodominio y la estimulación en la forja del carácter.

Disponible aquí

 

 

educarsincastigarEducar sin castigar. Qué hacer cuando mi hijo se porta mal

Pilar Guembe y Carlos Goñi
Editorial Desclée De Brouwer

 

Educar sin castigar es posible. Pero para ello debemos cambiar nuestro estilo educativo. A golpe de sanción no se consigue nada, porque en educación nada se consigue a golpes. El castigo no ha de ser la norma, sino la excepción; no ha de ser ordinario, sino algo extraordinario.

Una dinámica de premios y castigos nos lleva a un punto muerto, o incluso de retroceso. La única forma de salir adelante pasa por cambiar de metodología. Si algo no funciona, es poco inteligente que continuemos utilizándolo. Probemos otras alternativas, como la motivación positiva, el diálogo, las consecuencias educativas sensatas o las estrategias para ejercer la autoridad; de todas ellas se habla en este libro.

Consíguelo aquí

 
educarsingritarEducar sin gritar

Guillermo Ballenato
Editorial La Esfera de los Libros
¿Gritas a tu hijo con frecuencia o por cualquier motivo? ¿Crees que de este modo puedes imponer tu autoridad y hacer valer tu criterio? ¿Tienes a menudo discusiones subidas de tono? ¿Te sientes luego culpable de haber perdido el control? Las principales estrategias propuestas en estas páginas animan a construir una educación más positiva a partir de cinco pilares básicos: El afecto y el reconocimiento; El diálogo, la escucha y la comprensión; La autoridad, aplicada desde la competencia y la ecuanimidad; La coherencia y el sentido común; El respeto y los valores humanos. El autor nos enseña a prevenir y gestionar los conflictos, mejorar el diálogo, actuar ante las mentiras, transmitir valores y reforzar las conductas de nuestros hijos.

Disponible aquí

 

 

prepararaloshijosPreparar a los hijos para la vida

Gerardo Castillo Ceballos
Editorial Palabra

 

Para educar bien a los hijos es necesario prepararles para la vida de hoy y para la de mañana, para una vida completa, honesta y feliz. Se prepara a los hijos para la vida enseñándoles a desempeñar diferentes papeles en la vida preadulta (que sean buenos hijos, hermanos, estudiantes, amigos). También orientándoles con respecto a los papeles de la vida adulta (que sean buenos esposos, padres, profesionales, ciudadanos). El libro explica a los padres en qué consiste cada uno de estos papeles y aporta ideas y sugerencias prácticas sobre cómo ayudar a los hijos a realizarlos de forma eficiente y responsable.

Ubica el libro aquí

 

 

comoeducarlavoluntadCómo educar la voluntad. Determinación, curiosidad y el poder del carácter

Autor Fernando Corominas
Editorial Palabra

 

Este libro pretende ser una ayuda a padres y profesores en un campo concreto y muy importante de la formación de hijos y alumnos: la educación de la voluntad. Es decir, conseguir que chicos y chicas sean personas de voluntad fuerte y sana, capaces de querer la verdad, de querer ser personas responsables, de querer a los demás, de querer estudiar… De manera sencilla y directa nos enseña qué aspectos de la educación no podemos perder de vista: la educación temprana, la eficacia, la prevención y la motivación. Gracias a ello, podremos hacer de nuestros hijos personas con fuerza de voluntad, capaces de querer hacer lo que quieren y deben.

Chécalo aquí

Texto original de: La Familia.info

 

No “mundanices” el día de tu boda

Una buena preparación al matrimonio, al sacramento del Matrimonio, es fundamental para que las parejas tengan conciencia clara de lo que van a celebrar. En esta preparación hay que enseñar a los novios, en primer lugar, “las señales de peligro que podría tener la relación, para encontrar antes del casamiento recursos que permitan afrontarlas con éxito.

Lamentablemente, muchos llegan a las nupcias sin conocerse. Sólo se han distraído juntos, han hecho experiencias juntos, pero no han enfrentado el desafío de mostrarse a sí mismos y de aprender quién es en realidad el otro” (Exhortación Apostólica “Amoris Laetitia”, 210).

La Exhortación Apostólica “La alegría del amor” (Amoris laetitia) dedica un apartado a los novios dentro del contexto de la pastoral familiar yadvierte que los novios a menudo están demasiado pendientes de la fiesta de la boda, en lugar de celebrar un sacramento que les unirá para toda la vida.

El papa Francisco advierte, como han dicho diversas conferencias episcopales, que cuando los novios deciden contraer el sacramento del Matrimonio, que es un “sacramento grande” (sacramentum magum) a menudo la gran preocupación de los novios no está en la ceremonia, sino en el banquete, en el lugar de celebración del Matrimonio (una capilla, una ermita, un santuario, una catedral), en los invitados, en la composición de las mesas, en la música que pondrán, en las flores, en las alfombras, en los adornos, etc., etc.).

Hay que ayudar a los novios ver si hay “incompatibilidades y riesgos”, pues el deslumbramiento inicial puede impedir hacer luz sobre realidades, que podrían “advertir que no es razonable apostar por esa relación, para no exponerse a un fracaso previsible que tendrá consecuencias muy dolorosas” (AL, 209).

Es bueno que la novia se preocupe por su vestido, porque es su día grande, pero no es lo más importante. Que la modista no vea este pliegue, o que el velo es corto, largo o demasiado ancho, o el peinado. Esto se puede arreglar sin perder el sueño, con paz. Lo mismo que el viaje de novios. Hay que hacerlo todo con tranquilidad, sin perder de vista lo más importante, prepararse bien para celebrar el sacramento, pues allí solo estarán dos, los futuros esposos con un compromiso de por vida, ante la sociedad.

Lo que importa para los novios –dice la Exhortación Apostólica “La alegría del amor”– es el amor que los une, fortalecido y santificado por la gracia. Vosotros sois capaces de optar por un festejo austero y sencillo, para colocar el amor por encima de todo” (AL, 213). Y también dice: a veces “los novios llegan agobiados y agotados al casamiento, en lugar de dedicar las mejores fuerzas a prepararse como pareja para el gran paso que van a dar juntos” (AL, 210).

Hasta tal punto es así, que los novios llegan estresados al día del gran acontecimiento en que uno se entrega al otro “para toda la vida”, como dice el ritual del sacramento. Y así con cierta frecuencia “pierden el oremus” con tantos preparativos, cálculos, organización, o cuando por ejemplo se enteran de que faltan flores o las sillas no tienen fundas.

En realidad, señala el papa Francisco, “algunas uniones de hecho nunca llegan al casamiento porque piensan en festejos demasiado costosos, en lugar de dar prioridad al amor mutuo y a su formalización ante los demás” (AL 210).

 “Están los futuros esposos demasiado centrados en la fiesta del día de la boda, y se olvidan de que están preparándose para un compromiso que dura toda la vida” (AE, 215). El sacramento “no es sólo un momento que luego pasa a formar parte del pasado y de los recuerdos, porque ejerce su influencia sobre toda la vida matrimonial, de manera permanente” (Idem).

Los novios deben conocer “el significado procreativo de la sexualidad, el lenguaje del cuerpo, y los gestos de amor vividos en la historia de un matrimonio”, ligado a la liturgia del sacramento, dice la Exhortación Apostólica (215). Y deben conocer el Catecismo de la Iglesia, pero sin atosigarlos con muchas cosas.

No sería bueno que los novios llegaran al Matrimonio sin haber rezado juntos, dice el papa Francisco,  “pidiendo ayuda a Dios para ser fieles y generosos, preguntándole juntos a Dios qué es lo que él espera de ellos, e incluso consagrando su amor ante una imagen de María” (AL 216).

“Probablemente quienes llegan mejor preparados al casamiento son quienes han aprendido de sus propios padres lo que es un matrimonio cristiano, donde ambos se han elegido sin condiciones, y siguen renovando esa decisión”, dice el papa Francisco en su Exhortación Apostólica (AL, 208).

Y no solamente hay que preparar y acompañar a los novios, sino que es muy importante el acompañamiento de la Iglesia, normalmente de matrimonios ya formados, en los primeros años del matrimonio, que son los más delicados. El grito de “¡Vivan los novios!” al salir de la Iglesia hay que acogerlo como un grito de esperanza en el futuro y de permanencia en el amor que debe labrarse día a día.

Texto Original: Aleteia

Para complementar este texto te recomendamos:

El libro del Matrimonio

Vademécum para matrimonios

Primera etapa del matrimonio

Si quieres ver más bibliografía puedes entrar a http://www.solucionesbibliograficas.com